Mil ochenta

Me sueñas como geisha mientras yo me sueño como gata. Una gata que recorre mil ochenta tejados en la misma noche, que se siente libre y entra por mil ochenta ventanas, visita mil ochenta camas diferentes y vuelve a casa de madrugada, hambrienta y cansada, porque necesita el calor de su dueño en su cama. Una gata que deja a mil ochenta gatos que merodean en el tejado de un restaurante japonés, donde tú me sueñas como geisha, rodeada de mil ochenta quimonos rojos y mil ochenta motas de purpurina en la cara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s