Siempre es el último día de verano

J. D., teñido de rubio, se pasea por una playa californiana; un gato trae a un antiguo amigo y una barbie, también rubia, pregunta si están bien, si son felices. «Estamos bien», contesa J. D., justo antes de besar a la barbie, que ha empezado a sangrar por la nariz; después saluda a su amigo, y al gato, con un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s