Supercoco

… La morena difuminada se olvida de hacer una llamada mientras una estrella de cinco puntas brilla sobre Amsterdam, en la realidad de la lluvia, y un gitano vestido de supercoco no consigue llegar a la final en un festival de música. «Feliz no cumpleaños», susurra la buena chica, en un vagón de metro, al chico moreno que dibuja en un cuaderno de bocetos y que llega tarde…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s