Pecas

… Lo que Mario no ve, cuando se vuelve para buscar el periódico, es a la mujer de pelo rojo, ojos ámbar y un montón de pecas, que está junto a la puerta de la cafetería, y que mira como Mario se aleja con la pelirroja a la que, hace menos de una hora, ha pagado cincuenta euros.

5 thoughts on “Pecas

  1. Si le echo un poco de imaginación, ¿pudiera ser que hubiera un espejo y la mujer de pelo rojo sea exactamente la pelirroj, o sea, la prostituta?. Si no es esto, me rindo, querida escritora y me das alguna pista….. Besos

  2. Bueno, sigo dándole vueltas. Vista la realidad de la forma más simple posible, pueden ser dos mujeres distintas. La que mira a Mario está claro que le conoce, ¿su novia, ex-novia, mujer, ex-mujer, amiga, ex-amiga aún enamorada?. Lo que está claro es que Observa a Mario sin que él lo sepa. Y lo de la prostituta, también pelirroja, parece que aeste pobre chico le debe querer recordar a su observadora, que no sabe que está ahí mismo. Está, en todo caso, en su memoria, mucho o poco. Bueno, qué lío. Al final, el dinero alivia algo el sufrimiento de los hombres….. A ver cuál es el secreto, escritora. Besos

    1. 😉 Buenas deducciones, Lourdes, pero es que tiene truco y trampa, que es el final de un relato, así que mejor te lo envío a tu correo y así sales de dudas. Gracias y besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s