¿Me vendes tu alma?

—¿Y tú? —le pregunté—, ¿a cambio de qué venderías tu alma?

Lola me miró con el cigarrillo entre los dedos, sus labios se curvaron en una sonrisa.

—A cambio de la inmortalidad —y Lola bebió de su té, que imagino también frío, mientras yo deseaba haber pedido su alma a cambio de la mía.

One thought on “¿Me vendes tu alma?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s