En un abrir y cerrar de puertas


Desapareció, igual que había aparecido, y yo tuve que dejar de imaginar mi vida junto a ella y volver, una vez más, a la soledad de otro vagón de metro.