Nadie (III)

No hay nadie que llame para decirme, «estoy cruzando un campo de amapolas». Y he guardado el aguafuerte del árbol que estiraba sus ramas desnudas hacia el cielo, porque seguía torcido en la pared de la habitación y ahora nadie va a ponerlo derecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s