Opérculo


Cada madrugada, cuando te veía salir de mi cama, desnuda, para marcharte en silencio, colocaba un caracol en mi espalda y me dormía como si siguieras allí.

(Viernes creativo: El bic naranja)