Paradas de más


Vagones.jpg

Él se baja en la próxima, ella tres paradas después. Él se despide con dos besos, uno en cada mejilla; y la mira desde la puerta del vagón como si no quisiera irse; ella mira hacia otro lado como si ya se hubiera ido. Hace mucho.

Anuncios

Casi


casi

Una chica llora en el metro; con la cabeza agachada oculta los ojos en un pañuelo de papel arrugado, primero uno y luego el otro. El chico que está con ella la mira con unos ojos grandes y tristes, mientras casi hace un puchero y casi le acaricia los brazos.

Puzzle


puzzleComo una pieza en la caja equivocada.

Escalada


La costa de los dragones 1

 

Veinte años después, al pie del Annapurna, a punto de empezar el ascenso y sin dejar de mirar esa cruz en la ladera de la montaña, se siente como el niño de entonces, que saluda a su madre con la mano dentro de un guante demasiado grande, mientras su padre le aprieta la otra mano, sin decir nada.


aspersores1

A veces, la vida es lo que pasa mientras la vida sigue.

Comitiva


Comitiva 1

Grupos de chicos y chicas bajan las escaleras del metro, casi corriendo, son las doce de la noche; ellas van vestidas para una boda, y llevan rosas amarillas en la mano; ellos van de negro con corbata roja o de gris con corbata verde. Solo las chicas ríen mientras bajan las escaleras, algunas parejas se paran, entre tramo y tramo, y aprovechan para besarse; pero es como si se hubiera mezclado un baile de graduación con la comitiva de un entierro.

Corazones rotos


afrodita_web_1024x1024La primera vez que le rompió el corazón Afrodita pensó que, al menos, él seguiría por ahí, en alguna parte del mundo, y que sería feliz, aunque no estuviera con ella. Que sería mucho peor que hubiera muerto. Sí, eso es lo que pensó la primera vez.

(Viernes creativo: El bic naranja. Imagen de Antonio Mora)