Cuando no estoy contigo no existo


Desde hace una semana, Enrique recorre la ciudad, busca a María, y acude, puntual, a su cita diaria en el River Café, con la esperanza de encontrarla allí. Hoy, el camarero le entrega una carta. Va dirigida al hombre que se sienta cada día en la mesa número 9. La abre, sabe que es de María. Saca una cuartilla doblada a la mitad, con una sola frase: «Cuando no estoy contigo, no existo.»

Cuando no estás conmigo no existes


«Cuando no estás conmigo, no existes», le dice María cuando se conocen. Desde entonces, hace ya un mes, se han encontrado en el River Café cada día, en la misma mesa, la número 9, la que tiene las mejores vistas de Manhattan.

En un avión de Virgin


Despegamos puntuales desde la Terminal 4. Hace frío en este avión. Él me abraza y apoya su cabeza en mi pecho. Intenta dormir. Yo no lo intento, solo puedo pensar en que este es uno de esos momentos que tengo que escribir.