Lo que sea


blogVendería su alma por volver a tener veintiuno otra vez. Pero recuerda que ya debió venderla antes, en otra ocasión, por eso ahora, aunque la vendería, no puede. Y revisa armarios y cajones por si encuentra algo que pueda vender. Lo que sea por volver a tener veintiuno. Piensa que ya no tiene nada que ofrecer y se pregunta qué puede querer el que ya debió comprar su alma en otra ocasión. Por eso repite lo que sea lo que sea lo que sea, mientras revisa armarios y cajones, pero sigue sin encontrar algo que pueda vender. Lo que sea lo que sea lo que sea, por volver a tener veintiuno. Y se encuentra con la canción que le escribió su primer novio, el anillo de su madre, una canica llena de lo que parece un universo azul…, y todo lo coloca en el montón de las cosas que podría vender a cambio de volver a tener veintiuno. Y lo coloca todo sobre ese montón porque aunque hubo un tiempo en que le importaban, ahora ya no le importan tanto. Solo le importa volver a tener veintiuno. Lo que sea lo que sea lo que sea. Y se pregunta a quién le pueden interesar esas cosas que ni a ella misma le interesan ya, por eso revisa armarios y cajones y lo acumula todo en el montón de las cosas que podría vender.

El amanecer nunca falla


Nada falla en el amanecer, todo es perfecto: las nubes se desgarran en diferentes colores y el cielo pasa del negro al azul, primero, un azul en el que poco a poco predomina el naranja, hasta que el naranja lo envuelve todo y el azul se aclara y ya está. No, el amanecer nunca falla.

CIMG0979

Azul Kadett


Kadett deportivo, azul índigo. Color azul índigo Kadett deportivo con asientos de cuero negro. Azul índigo columpio de parque y coche de policía. Rotulador de tinta indeleble azul índigo o teléfono público. Azul índigo ojos de Carlos y restaurante japonés. Azul vestido de Lola.

Gris, granate, azul…


Azul índigo noche de verano en vez de gris plomo. Granate Megane, lengua de Lola. Azul índigo y asientos de cuero negro en lugar de gris R19 de puertas traseras abolladas.
Gris R19, granate Megane, azul índigo Kadett deportivo de asientos de cuero negro, después de todo, a Lola, para echar un polvo con Carlos en el asiento trasero le da igual el color del coche.

El principio


Al menos, uno de ellos.

Termina de vaciarse los bolsillos, alarga las manos hacia el espejo y deja caer medio botón, el anillo que intentó colocar en su dedo meñique, los ojos negros que le miran desde una foto que amarillea, unas pelusas pegadas a un caramelo de menta y un número de teléfono arrugado en un papel. Da media vuelta y deja en el espejo su imagen, que le mira alejarse, y sonríe, porque en uno de sus bolsillos hay una canica con un universo azul.